TRADUCTOR

sábado, 19 de octubre de 2013

ANTIPARASITARIO NATURAL PARA PERROS



Uno de los dilemas a los que nos enfrentamos
quienes deseamos un mundo sin tóxicos ambientales, 
es que,  cuando tenemos mascotas, 
a menudo nos es difícil evitar los productos químicos
 para prevenir infestaciones parasitarias. 
Muchos veterinarios no nos darán más alternativa que repelentes
 nocivos para el medio ambiente,
 y dañinos en muchos casos para la salud del animal a largo plazo. 
Y lo que mucha gente no se plantea, 
esos productos químicos que esparcimos por el pelo y la piel del animal, 
que son muy duraderos una vez aplicados,
 acaban entrando en contacto con los niños de la familia, 
que tocan el pelo de los animales, los abrazan, e incluso los besan, 
comprometiendo la salud de los pequeños de una forma 
que suele pasar totalmente inadvertida.
Así que, para evitar esto, podemos aprender a preparar 
nuestros propios productos repelentes de parásitos externos. 
A continuación os propongo una fórmula fácil de hacer
 si ya tenéis algunos aceites esenciales en casa, 
pues he buscado una sinergia con algunos de los más habituales.

INGREDIENTES
35 ml. de alcohol de 96º, el que venden en farmacias para uso en el botiquín. 
Si  no queréis echar alcohol, podéis sustituirlo por agua o hidrolato de lavanda, 
pero tened en cuenta que los aceites esenciales no se mezclan con el agua, 
por lo que tendréis que agitar muy bien el envase antes de aplicarlo.

15 ml. de agua de lavanda (hidrolato). 
Este es el agua que queda cuando se extraen los aceites esenciales
 por destilación de vapor, un agua aromática muy suave, 
que conserva parte de las propiedades de la planta, 
la encontraréis en herbolarios. 
i no la tenéis podéis sustituirla por infusión de lavanda, 
que dura menos que el hidrolato, pero como esta solución lleva alcohol,
 este ayudará a que se conserve. 
O en lugar del hidrolato 
también se puede echar agua destilada o agua de manantial o mineral.

40 gotas de aceite esencial del árbol del té (melaleuca alternifolia)
30 gotas de aceite esencial de citronela (cymbopogon winterianus)
30 gotas de aceite esencial de lavanda (lavandula officinalis)
10 gotas de aceite esencial de geranio (pelargonium asperum 
o pelargonium graveolens)
10 gotas de aceite esencial de cedro (cedrus atlantica)
10 gotas de aceite esencial de lemongrass (cymbopogon citratus)
PREPARACIÓN
Se echa primero el alcohol, luego se añaden los aceites esenciales,
 se agita bien, y después se vierte el agua de lavanda y se vuelve a agitar bien.
 Debe guardarse en un frasco de cristal oscuro 
en un lugar alejado de la luz y de fuentes de calor. 

APLICACIÓN
Aplicar con un espray una vez al día, agitando bien antes de usar.
 Es mejor echárselo en un espacio abierto y justo antes de sacar al perro de paseo.
Se pulverizará varias veces sobre el animal a contrapelo, 
or ejemplo, detrás del cuello, sobre el lomo, 
o encima de la base de la cola, y también podemos mojarnos las manos 
en la solución y pasársela por las patas. 
IMPORTANTE: evitar el área de los ojos, hocico, boca y oídos.

SI NO TENEMOS TODOS LOS ACEITES 
ESENCIALES DE ESTA FÓRMULA
Si no los tenéis todos, podéis echar más gotas del otro aceite esencial que sí tengáis.
 Por ejemplo, si no tenéis geranio pero sí que tenéis lavanda,
 podríais echar 40 gotas de lavanda  
pues le hemos sumado las 10 gotas que nos faltaban de geranio. 
En todo caso,
 es preferible que si tenéis que añadir más de alguno porque os falte otro,
 que este aceite del que echéis de más, sea el árbol del té o la lavanda, 
y que tengamos cuidado con el lemongrass 
pues si echamos demasiado puede causar alguna reacción cutánea.  
El cedro, el geranio o el lemongrass los podemos sustituir, 
cualquiera de ellos si nos falta, por eucalipto citriodora 
(o algún otro eucalipto suave), verbena o romero. 
Una formula básica, si no tenemos demasiados aceites esenciales en casa, 
incluiría árbol del té y citronela o lavanda,
 que son más fáciles de encontrar en general.    

HACER UN COLLAR REPELENTE
Podéis mojar un collar de perro que sea de algodón en esta solución,
 lo dejáis secar, y luego se lo ponéis al perro. 
En cuanto empiece a perder el aroma, repetís la operación.

IMPORTANTE: EN PERROS ENFERMOS 
CONSULTAD CON EL VETERINARIO 
ANTES DE APLICAR ESTE PRODUCTO. 
NO USAR EN PERROS EPILÉPTICOS NI EN PERRAS PREÑADAS.

¿QUÉ MÁS PODEMOS HACER?
LA LEVADURA DE CERVEZA
Este complemento dietético que venden habitualmente en herbolarios 
(NO la que usa para panificación) también es útil para mantener a las pulgas 
y a otros insectos lejos de nuestros perros, 
además de que les da una dosis natural extra de nutrición.  
Se echa en la comida a diario durante la época de riesgo de infestación. 
La dosis puede ser desde media cucharadita a una cucharada al día, 
dependiendo del tamaño del animal.

EL ACEITE DE NEEM (azadarachatha indica)
Este aceite cuyo uso es habitual en las prácticas del Ayurveda, 
medicina tradicional de la India, es magnífico a la hora de prevenir 
y controlar plagas de insectos y parásitos. 
Y en este caso nos ofrece la propiedad añadida de que es excelente para cuidar la piel,
 es bactericida y ha sido utilizado tradicionalmente 
para tratar todo tipo de problemas cutáneos.
Podemos ayudar a nuestro perro a estar protegido de parásitos indeseables, 
dándole un masaje con aceite de neem 
por toda la piel.
 Después del masaje, procederemos a bañar al perro habitualmente. 

VINAGRE DE MANZANA
También nos ayuda a mantener a los insectos alejados. 
podemos añadirlo en el agua del último enjuague cuando bañamos al perro. 
La proporción puede variar, pero una medida sería,
media taza de vinagre de manzana por 1 litro y medio de agua.
 IMPORTANTE: el agua con vinagre no debe entrar 
en contacto con los ojos ni el hocico del animal.

Fátima SoléNaturópata La Botica Escondida: 

CÓMO HACER TINTURAS DE PLANTAS MEDICINALES

Las tinturas son una excelente manera de conservar las propiedades de las plantas,
 transformadas en un concentrado líquido que se prepara 
a menudo aprovechando las virtudes disolventes del alcohol, 
y que tienen algunas ventajas:
Versatilidad: las tinturas pueden utilizarse con multitud de finalidades,
 ya sea en uso interno, externo, como materia prima para realizar otros preparados, 
en baños, cosmética natural, etc.

Concentrado de propiedades: muy pocas gotas concentran las propiedades 
de una buena cantidad de planta.

Las plantas duran más así: alargan la vida de nuestras plantas medicinales en el botiquín natural.

El alcohol puede extraer más propiedades: en muchos casos el alcohol
 es capaz de extraer más principios activos que el agua de la infusión o de la decocción.

Escogemos la materia prima y la podemos usar muy fresca: podemos bien adquirir 
toda la materia prima en nuestro sitio de confianza, o emplear la planta 
recién cortada que hayamos cultivado nosotros mismos.

Disponibilidad de las plantas: la tintura nos garantiza 
que tendremos la planta por más tiempo en perfectas condiciones disponible en la despensa, 
sin tener que preocuparnos por renovar productos periódicamente para un momento de necesidad.

Cuando hay poco tiempo o se tiene poca ayuda: pueden ser una buena solución
 para quienes tienen poco tiempo, o para aquellos que viven solos o no tienen a nadie
 que les pueda hacer preparados de plantas cuando están en baja forma y se las quieren tomar.

Aquí comparto una de las muchas maneras de interpretar 
y de hacer las tinturas en la medicina del pueblo:

INGREDIENTES
Plantas
Cuando hablamos de plantas nos referimos tanto a las hojas,
 tallos, flores, cortezas, como a sus raíces y semillas o frutos.
Si podemos realizaremos los macerados con planta fresca
esto acorta la duración de las tinturas, pero enriquece bastante
 el producto final en cuanto a sus propiedades.
Siempre haremos las tinturas con plantas cultivadas de forma orgánica
 para garantizarnos un macerado libre de restos de tóxicos.

Alcohol
Se suele preferir el vodka o el aguardiente u orujo, al ser más neutros
, aunque sirve cualquier otro similar como brandy,  ron, etc. 
La graduación puede oscilar entre un mínimo del 40% de alcohol, prueba de 80, 
y hasta el 70%, prueba de 140. Si lo que se quiere extraer son resinas, 
entonces nos inclinaremos por las graduaciones más altas. 
Debe usarse siempre alcohol apto para consumo. 
Si se va a emplear sólo de forma externa, 
también nos serviría el alcohol que venden en las farmacias, 
el clásico de 96º o 70º, pero con este jamás haremos preparados para uso interno.

PREPARACIÓN
Llenar los Envases
Buscaremos envases de cristal que podamos cerrar bien, 
limpios y esterilizados, y los llenaremos con la planta 
ya sea entera, cortada, picada, molida, pulverizada... 
dependiendo de nuestras preferencias. 
Lavaremos y secaremos bien las plantas si son frescas.
 Después rellenamos el envase hasta arriba con el alcohol, 
removemos todo el contenido,
 lo cerramos y lo almacenamos en un lugar oscuro pero cálido, 
por ejemplo un armario de la cocina.
 No hay que olvidar etiquetarlo bien, detallando la fecha y los ingredientes.

1- Método simple:

Planta fresca: se llena el envase hasta arriba con la planta. 
Si la hemos picado o cortado llenamos el envase sin apretar, s
i la planta está entera o casi entera,
 entonces podemos apretarla bien en el envase
 pues aún así quedará bastante espacio para el alcohol.

Planta seca: se llena el envase desde una cuarta parte hasta tres cuartas partes, 
dependiendo de la planta que estemos usando, de si está pulverizada, 
cortada o entera, y de lo concentrada que queramos la tintura.
 Hay que tener en cuenta que la planta seca va a absorber alcohol, 
por lo que si llenamos demasiado el envase puede que al final apenas nos quede tintura.

2- Método al peso/volumen:
Planta fresca: una parte de planta por dos de alcohol, 
1:2. Por ejemplo, 100 gramos de planta, 200 ml. de alcohol. 

Planta seca: una parte de planta por cinco de alcohol,
1:5. Así por 100 gramos de planta seca se usarían 500 ml. de alcohol.

Maceración y filtrado
Maceración: en general a partir de 7-15 días de maceración 
ya podemos tener la tintura hecha, y se puede dejar hasta varios meses.
 Un promedio de entre 4-6 semanas puede ser una buena opción.

Durante el período de reposo de la tintura
 agitaremos el envase o removeremos el contenido periódicamente,
mejor a diario, observando siempre que la planta quede totalmente cubierta por el alcohol.
 Los primeros días podríamos notar que el nivel de alcohol desciende,
 hay que cubrir de nuevo hasta arriba.

Filtrado: es aconsejable al filtrar usar coladores de tela, varias gasas, algodón,
 filtro de papel, un paño bien esterilizado... 
etc. para poder extraer bien todo el líquido que la planta ha absorbido
 y que es extremadamente valioso, 
y a la vez asegurarnos de que no quedan restos de planta en la tintura.

Pasaremos la tintura a un envase de cristal oscuro, 
etiquetaremos el envase detallando la fecha y el contenido,
 y almacenaremos en un lugar alejado de fuentes de calor y de la luz
también se pueden coservar en el refrigerador.


Tiempo de vida de una tintura: 
Todo dependerá de las condiciones de conservación
 y de manipulación, de la graduación del alcohol utilizado,
 si se ha hecho con la planta fresca (mayor contenido de agua)
 o seca, etc., 
pero en general se puede decir que 
una tintura de planta seca puede mantenerse
 un mínimo de 5 años en buen estado.
 Si se ha hecho con una planta muy rica en agua 
la duración puede ser bastante menor, desde semanas, meses, hasta varios años.
 Cuanta más agua tenga la materia vegetal, 
y menor sea la graducación del alcohol, menor será el tiempo de duración. 
Podemos guardarla en el frigorífico para que se conserve por más tiempo.

Un consejo: al principio de hacer tinturas podemos caer en la tentación
 de preparar mucha cantidad. Por eso es recomendable valorar de antemano 
cuánta vamos a necesitar realmente y ajustarnos a esa medida.

USO DE LA TINTURA

Uso Interno
Las tinturas fabricadas por uno mismo tienen la ventaja de poder contar 
con una materia prima excelente y un proceso que garantiza una magnífica calidad, 
pero desconocemos la concentración de principios activos 
pues las plantas no siempre tienen la misma cantidad, 
dependiendo de la época, lugar de recolección, 
proporciones al preparar la tintura, etc, 
por lo lo que a la hora de ingerirlas siempre hay que mantener muy presente
 el principio de precaución y de la dosis mínima.

Diluida en agua: se puede empezar por entre 2 a 5 gotas,  
varias veces al día (por ejemplo 3 veces) disueltas en un poco de agua,
 infusión, zumo....
 y se puede llegar hasta 20-25 gotas por toma o incluso más, 
dependiendo de mútiples factores, 
y de si vemos que apenas notamos el efecto en dosis menores.
 En algunos casos puntuales se pueden llegar a tomar 
unas pocas gotas cada pocos minutos 
(por ejemplo tintura de jengibre en caso de acidez estomacal hasta que se pase).

Uso externo
Las tinturas pueden ser un excelente complemento en uso externo 
y las posibilidades de aplicación son diversas.
Se pueden usar directamente o mezcladas con otros elementos para desinfectar, 
masajear un área dolorida, en un baño, añadidas a preparaciones cosméticas,
 para problemas de piel, cabello, como enjuague bucal, gargarismos... etc.

También se pueden utilizar a modo de compresa
Las compresas se pueden preparar de muchas maneras,
 bien empapando un paño en la tintura pura, 
o en la tintura diluida en agua, infusión, vinagre...
 Podemos tapar la compresa con un paño seco para potenciar su acción. 

PROPIEDADES DE LAS TINTURAS
Las propiedades de una tintura 
son las mismas que las de la planta fresca o seca,
 así que si queremos saber para qué sirve sólo tenemos que guiarnos
 por las características medicinales de la planta en cuestión.

PRECAUCIONES
No hay que caer en el miedo infundado a los preparados de plantas, 
al menos no más en general del que deberíamos tenerle a cualquier medicamento
 de venta libre cargado de posibles efectos secundarios,
 pero tampoco en la inconsciencia de pensar que los remedios naturales son inocuos. 
Las tinturas como concentrados muy activos de las virtudes de las plantas, 
pueden ser tóxicas si se sobrepasan las dosis adecuadas
Así pues, tendremos muy en cuenta las recomendaciones 
sobre toxicidad de cada planta y seremos conscientes de que una tintura 
tiene mayor potencial de toxicidad al ser un concentrado. 
No todas las plantas son adecuadas para preparar en tintura,
 algunas pueden ser muy tóxicas, 
por lo tanto antes de hacer una tintura hay que asesorarse bien. 
Tampoco es recomendable, a no ser que un médico lo indique, 
complementar el uso de medicamentos con las tinturas,
 pues es poca la información y los estudios que hay sobre interacciones. 
La cantidad de alcohol que ingerimos 
con la tintura es realmente baja, sobre todo si tenemos en cuenta que sólo se toman por gotas,
 que además no son alcohol puro, sino que solamente tienen una proporción del mismo.
 No obstante, aquellas personas que no deban tomar alcohol, deben evitar las tinturas.

Os animo a preparar vuestros propios macerados de plantas, 
resulta muy satisfactorio descubrir el camino hacia la autosuficiencia
 a la vez que desarrollamos y disfrutamos de nuestra creatividad.

IMPORTANTE: EL CONTENIDO DE ESTE ARTÍCULO
 TIENE ÚNICAMENTE FINALIDAD EDUCATIVA, 
EN NINGÚN CASO ES O SUSTITUYE LA CONSULTA, 
TRATAMIENTO O DIAGNÓSTICO DEL PROFESIONAL
 DE LA SALUD COMPETENTE.

Algunos libros en los que podéis ver diferentes formas de preparar tinturas y algunas fórmulas:


APRENDE A CUIDAR PIEL Y CABELLO CON ACEITES


Cuando pensamos en cosmética natural libre de químicos 
para el cuidado del cabello y de la piel, a menudo 
nos complicamos la vida buscando cremas ecológicas carísimas,
 o preparando las nuestras en casa hechas 
a base de fórmulas con ingredientes difíciles de encontrar.

Pero cada vez más gente sabe que
 con los aceites y mantecas vegetales 
tenemos casi todo lo que necesitamos para cuidar de forma natural,
 sencilla y eficaz, nuestra piel y cabello.

El único requisito es que sean aceites y mantecas naturales, 
extraídos a bajas temperaturas, y siempre que sea posible, ecológicos.

Una vez probamos la cosmética simple y natural usando los aceites y las mantecas,
 difícilmente nos vuelve a tentar ninguna crema comercial ni sus promesas.
 Los aceites naturales rinden mucho, y a la larga salen bastante más económicos 
que los productos más elaborados, dando los mismos o mejores resultados.
Estas son algunas ideas de los muchos usos que se les puede dar:

ROSTRO Y CUELLO
Contorno de Ojos
El aceite de rosa mosqueta, o el de argán son excelentes hidratantes,
 reafirmantes y antiarrugas para esta delicada área,
 además ayudan a eliminar manchas en la piel.
 Sólo hay que aplicarlos dando suaves toquecitos alrededor de los ojos, 
hasta notar que se han absorbido.
Si la textura nos resulta demasiado grasa, 
podemos poner el aceite sobre un disco de algodón 
ligeramente humedecido con agua y luego pasarlo con delicadeza sobre la piel.
 Después nos maquillaremos normalmente, pues estos aceites funcionan como cualquier crema,
sólo hay que esperar unos minutos para que se absorban ayudando con un suave masaje.
Si hemos echado demasiado aceite y no se absorbe todo, pasando un paño suave por la piel,
retiramos el exceso. Todo esto sirve también para los aceites en la cara y en el cuello.

Cuidar rostro y cuello
La cantidad de aceites que podemos utilizar aquí es larga, algunos son:
 rosa mosqueta, sésamo, argán, jojoba, nuez de albaricoque, avellanas y macadamia
Estos son excelentes además si vamos a maquillarnos después. 
Otros más densos como el de almendras dulces,
 es preferible dejarlos como tratamiento de noche en el caso de ir maquilladas durante el día.

El de jojoba, que en realidad es una cera natural, 
es ideal para pieles grasas o mixtas, pues además de hidratar y regenerar,
 ayuda a equilibrar la secreción grasa de la piel y a que poco a poco luzca más limpia. 
También tiene la ventaja de que difícilmente se estropea si es de calidad. 
El de nuez de albaricoque es magnífico siempre que queramos un aporte extra de luminosidad. 
El de rosa mosqueta, sésamo, y argán ayudan a tonificar, reafirmar, hidratar y a eliminar manchas.
Se aplican igual que  una crema, 
dando un suave masaje con los dedos hasta que penetren en la piel.
Reforzar la acción de los aceites para cara y cuello:
Esto se consigue preparando una mezcla 
de nuestro aceite vegetal preferido con aceites esenciales reafirmantes,
 tonificantes y antiarrugas
 como el de geranio, sándalo, jara, naranjo amargo (hojas), rosa, mirto...
 o reguladores de la secreción grasa como geranio, 
árbol del té, romero, cedro... 
calmantes de la piel estresada como la picea negra, 
manzanilla, incienso, ylang ylang, sándalo...
 Nunca utilizaremos aceites esenciales de cítricos en este caso durante el día,
 pues pueden provocar la aparición de manchas en la piel. Una opción sería mezclar en 50 ml.
 de aceite vegetal, de 10 a 15 gotas en total de uno o varios de estos aceites esenciales.

Labios
Entre las mejores opciones que tenemos para hidratar y cuidar los labios,  
están las mantecas, sobre todo la de karité y la de cacao, 
aunque también podemos utilizar otros aceites de nuestra preferencia.
Desmaquillar
En el mercado cada vez encontramos más oferta de maquillajes ecológicos,
 respetuosos con la naturaleza, con nuestra salud y con los animales.
 Pero, independientemente del tipo de maquillaje que usemos, 
 para desmaquillarnos tampoco necesitamos ningún producto específico si tenemos los aceites, 
que limpian la piel y a la vez la tratan y la cuidan. 
Cualquier aceite vegetal de calidad puede servir, el de sésamo, argán 
o el de almendras dulces, son excelentes, por ejemplo. 
Para desmaquillar los ojos van muy bien el de nuez de albaricoque 
que elimina cualquier máscara de pestañas por muy resistente que sea, y el de argán.

CUERPO
Hidratar el cuerpo con aceites y mantecas vegetales 
es uno de los mejores regalos que nos podemos hacer. 
Si somos constantes, con el tiempo veremos como,
 simplemente con este gesto, 
mejora notablemente la hidratación de la piel, 
su elasticidad y firmeza,  y además se atenúan la celulitis y las estrías.
 Algunos aceites que dan excelentes resultados son el de sésamo, 
oliva, almendras dulces, aguacate, germen de trigo, l
a manteca de coco, karité, y la de cacao.
La aplicación de las mantecas dependerá de la temperatura ambiente, 
pues según la misma estarán en estado sólido o líquido. 
Si están sólidas podemos aplicarlas calentándolas con la mano o al baño María. 

Hay 3 formas de hidratar el cuerpo directamente con aceites y mantecas vegetales:
1- Antes de la ducha: Esta es una magnífica práctica procedente del Ayurveda (masaje abhyanga),
 y consiste en, una vez en la ducha, pero antes de la misma, masajear todo el cuerpo con el aceite.
 Después se procede con la ducha normalmente. 
Esta práctica es ideal cuando se están pasando momentos de "bajón" emocional, 
pues actúa no sólo sobre el estado físico, sino también sobre el estado emocional.
2- Después de la ducha: Hay que aplicar el aceite con un suave masaje 
por toda la piel húmeda después de la ducha, antes de secarse. 
Es excelente en verano, ya que es una forma de hidratar dejando una sensación más ligera en la piel, 
pero no por ello menos efectiva. 
Eso sí, la toalla con la que nos sequemos quedará un poco manchada.
3- A modo de crema: Utilizamos el aceite o la manteca directamente 
sobre la piel como si fuera una crema. Muy recomendable en invierno, 
o cuando la piel está muy reseca.
Podemos añadir algunos aceites esenciales de nuestra preferencia 
al aceite o manteca vegetal, y así disfrutar de la aromaterapia 
que actúa tanto en el plano físico como en el emocional.

CABELLO
Mascarilla y Acondicionador en Uno
Las mantecas y aceites vegetales, hacen ambas funciones a la vez, 
así que cuando las usamos dejamos de necesitar ambos productos.  

Es tan sencillo como extender el aceite o
 la manteca escogidos en el cabello,
 dejarlo actuar durante un mínimo de media hora, 
mejor entre una hora y dos, y luego proceder al lavado normal. 
Si durante la aplicación de la mascarilla 
podemos envolver el pelo en una toalla 
y que nos dé el calor del sol sobre la misma unos minutos, potenciaremos su acción.
 Haciendo esto el pelo queda suave e hidratado,
 efecto que a menudo dura más de un lavado.

Entre las mejores opciones para hacer estas mascarillas están lamanteca de karité,
 la de coco, o la de cacao, y el aceite de argán, el de jojoba o el de aguacate y onagra.

¿Y PARA EL BEBÉ?
Los conocidos "aceites para bebé" en general son aceites minerales 
derivados directamente del petróleo a los que se les añaden fragancias. 
Se hace difícil entender, cómo puede haberse popularizado el uso del petróleo
 sobre la delicada piel de un ser humano que está en un momento tan vulnerable
 e importante de su vida, existiendo opciones naturales tan maravillosas
 e inocuas como el macerado de caléndula, el aceite de almendras,
 o la manteca de karité.

ALGUNOS DE LOS MUCHOS ACEITES QUE PODEMOS USAR
Aquí dejo algunas ideas de aceites vegetales
 que podemos ir descubriendo en su uso cosmético para piel y cabello: 
avellana, almendra dulce, argán, oliva, jojoba, rosa mosqueta, nuez de albaricoque, 
sésamo, aguacate, macadamia, germen de trigo, cáñamo, calófilo, borraja, onagra, girasol... 
Y mantecas vegetales como: karité, coco, cacao...

CONSERVACIÓN DE LOS ACEITES
Excepto el aceite de jojoba, y las mantecas vegetales 
que duran bastante a temperatura ambiente, es recomendable conservar el resto en la nevera, 
pues así se mantendrán más tiempo en perfecto estado.
 La mejor forma de saber si un aceite sigue en condiciones
 para su uso cosmético no es tanto mirar su fecha de caducidad, sino olerlo. 
El olor a rancio delata un aceite que ya no tiene las propiedades que debería. 
Algunos aceites se oxidan con bastante facilidad, como el de germen de trigo, 
y hay que tener especial cuidado con ellos, incluso al comprarlos, 
pues dependiendo de las condiciones de transporte y almacenaje,
 pueden estar ya algo deteriorados en el mismo comercio.

Esto son sólo algunas ideas, pero cada piel es un mundo, 
así que os animo a ir probando y jugando con los aceites,
 hasta que encontréis los que mejor se adapten a vosotros. 
Alternar varios aceites además tiene la gran ventaja 
de que nos beneficiamos de las distintas propiedades de cada uno. 
Lo ideal es empezar con los que más a mano tenemos 
o los que nos sean más fáciles de encontrar, y sobre todo,
 disfrutar mucho en este camino de descubrimiento de la sabiduría de la naturaleza.

Los cuidados naturales nos ayudan a sentirnos mejor, 
pero contra el paso del tiempo, una de las mejores fórmulas
es disfrutar de cada etapa de la vida aceptándola sin resistencias,
 y dejándonos sorprender por todo el aprendizaje y todas las cosas bellas que nos traiga. 
Al fin y al cabo, la belleza física es subjetiva y cultural, 
y la verdadera belleza la refleja cada persona sólo desde su corazón.


FORMULARIO DE CONTACTO

foxyform

SEGUIDORES

tu euro salva chimpances en afrika